El nacimiento de mi instinto maternal, empezó hace dos años aprox. en octubre del 2015, cuando dejé las pastillas no sabiendo para qué, pero era para algo claro, luego de un mes y medio mi cuerpo daba un giro y me encontraba en el pabellón haciéndome un legrado o raspaje (como le llaman más brutalmente), después de tantos exámenes, de que me dijeran que hubo una fecundación, pero no se encontraba nada, determinaron que era un embarazo molar o una mola hidatiforme, jamás me imaginé que era eso, pues era grave, ya que había que sacarlo porque en palabras simples era un embarazo, pero que no alcanzó a formarse el embrión o sea no era embarazo, la verdad un poco raro, se formó la placenta pero no había embrión, no había información, era como un tipo de cáncer, y que había el riesgo que si algo pasaba se iba directo a los pulmones en cosa de horas.

Nunca pensé que algo que había decidido iba a ser tan traumático. Cuando me dijeron que tenían que operarme y sacar algo parecido a un racimo de uvas que se formó, no podían hacerlo hasta no presentar síntomas de pérdida o hemorragia, por temas de que podía pasar a ser un aborto y ya entraba a temas de leyes y normas, el día que corrí a urgencias y gracias a una doctora que me contuvo, me dijo que estuve embarazada pero que no resultó y que tenía que estar tranquila, no sabía si comprarme un loto o llorar aún más por que los embarazos molares se dan un caso en 3 millones casi. Después de todo eso atiné a que de verdad quería ser mamá, formar mi familia, lo peor venia después producto de ese embarazo molar no podía volver a intentarlo en al menos un año porque era muy riesgoso, pero ésta triste enfermedad además de lo invasiva sigues embarazada como 3 meses más, ya que tus hormonas se vuelven locas.

Después de volver “un poco a la tranquilidad” Todo ese tiempo preparé mi matrimonio, me casé, seguí pasándolo bien pensando todo el tiempo en que cuando volvería a intentarlo y acá estoy, nuevamente lista de nuevo esperando que esta vez resulte. Por lo mismo mi historia la cuento, porque muchas mujeres nos pasa que estamos en ese proceso, en la previa que no es fácil, entonces leer o hablar con alguien que ya pasó por eso nos tranquiliza un montón ante el cerro de dudas, aún cuando no saben qué quieren, si es el momento, si es el hombre, si es la edad, y nos falta el empuje, pero es casi un camino con luz apagada, no sabemos qué pasará, las cosas no resultan como esperamos.

No se imaginan como mis perritas ayudaron en este proceso, sin saber cuanto, y obviamente a mi esposo que lo elegí por como es, sin duda el apoyo es fundamental, a veces no tienes a la familia pero siempre están esos amigos que te ayudan a salir adelante, finalmente nadie entiende, solo tú, pero hay que vivir el proceso y sanarse.

Creo incansablemente por lo que me pasó, que la maternidad aparte de que la puedes decidir hoy en día, tiene que nacer en ti algo, y quererlo con el alma, te asegura amor, y formar la familia que tanto quieres, y es lo que me está pasando, estoy súper optimista pensando en la selfie que me sacaré cuando tenga 5 hijos y en lo feliz que soy, por lo que no me permito imaginarme nada más, (me gasté bastantes lucas en médicos, psicólogos y terapias como para no aplicar lo aprendido).

La verdad que lo que venga, creo estar más preparada y segura de lo que quiero, (aunque a veces lo que siento es todo lo contrario, pero es cosa de tiempo), veo casos y casos y nadie se le ha caído el mundo, por lo mismo esto me sirve de terapia y ayudar a otras personas que están pasando por lo mismo y que sepan que son cosas de la vida, mala suerte que nos cayó justo y que sentirse así no es fácil, pero se puede salir y empezar de nuevo.

Ánimo a todas aquellas que pasaron por esto mismo en el intento por agrandar la familia, son cosas de las que uno aprende un montón y les aseguro que luego de esto el universo se alinea para sorprenderte mucho más.

Cuando las cosas no resultan: Embarazo Molar
Te gusto Recuerda votar