Pinki, el cerdito valiente de la granja Bimbo, aprendió algo muy importante que le sirvió para el resto de su vida Todas las mañanas, las ovejas se preparaban para enfrentarse a un nuevo día, y había una de ellas que siempre daba las gracias al entrar y salir del redil, y también daba las gracias por cualquier otra cosa

Pinki un día le preguntó porqué hacía eso, y la oveja, que se llamaba Graciela, le contestó: Porque me gusta, es una forma de estar contenta todo el día Pinki se quedó pensativo y pensó que sería buena idea hacer la prueba Al día siguiente cuando el perro Pluto le cedió el paso antes de entrar al granero, dijo: ¡Gracias!, y notó una sensación que no conocía, porque Pluto al escucharle, le contestó: De nada Pinki Así fue probando situaciones en las que dar las gracias se consideraba algo importante Dio las gracias a las vacas por dejarle dormir la siesta bajo sus patas, y también las dio a las gallinas por dejarle ver como nacía un pollito

Eran situaciones en las que antes nunca hubiera dado las gracias, ya que pensaba que poder hacer todas esas cosas eran obligaciones de los demás con él, pero abrir la mente a esa sensación tan agradable de ser agradecido, fue algo que le marcó para siempre Pinki se convirtió en un cerdito con gratitud verdadera, que jamás olvidaría el significado de dar las gracias

Cuentos Infantiles: El cerdito Pinki da las GRACIAS siempre
Te gusto Recuerda votar