Cuida el piso pélvico durante el embarazo

cuida el piso pélvico durante el embarazo
Photo by Giulio Palumbo Schiavone

En el piso pélvico siempre debe sostener una gran carga. Es un conjunto de músculos que deben sostener los intestinos, el útero, la vejiga, la vagina y el recto.

¡Imagínate con un bebé dentro!

Por eso muchas veces después de un embarazo se encuentra debilitado, corriendo el riesgo de que las mujeres sufran alguna incontinencia urinaria que puede ser más o menos grave.

Es importante que ejercitemos siempre nuestro suelo pélvico, pero sobretodo durante el embarazo.

¿Por qué se debilita el suelo pélvico?

Como te contábamos estos músculos deben sostener mucho peso. Si más encima agregamos un feto que va pesando cada vez más y siendo más grande, más se debilita el suelo pélvico.

En el parto, el bebé debe atravesar esta zona y se agrega una nueva sobrecarga a los músculos. Incluso puede haber desgarros que contribuyen a su debilitamiento. Pero todo esto se puede prevenir para que el daño sea menor.

Ya que de tener unos músculos muy débiles habría insatisfacción sexual e incontinencias urinarias.

Cómo ejercitar la zona

Lo más indicado es que asistas a un profesional. Hay kinesiólogos especializados en suelo pélvico que podrán indicarte los ejercicios que debes hacer en casa y te enseñará cómo hacerlos. Unos tres meses antes del parto es bueno que comiences a practicar los ejercicios.

De todos modos te contaremos los ejercicios más comunes. Lo primero son los masajes para volver la zona más elástica. Con una gotita de aceite de rosa mosqueta masajea los labios mayores y menores.

Una vez que se absorba el aceite introduce el pulgar en tu vagina, no demasiado adentro, y empuja la piel hacia abajo y hacia afuera. Hazlo con delicadeza, es una zona sensible.

Lo normal es que no exista dolor, si te duele es porque necesitas más ejercicios y ahí sí debe verte un especialista. Con estos estiramientos prepararás el perineo para que se estire bien durante el parto.

Siente los músculos del suelo pélvico

Generalmente no prestamos mucha atención a estos músculos porque no los vemos. pero cumplen una función muy importante. Los ejercicios de Kegel son los más conocidos para ejercitar la zona.

Se trata de apretar y soltar los músculos (como cuando aguantas las ganas de hacer pipí) y de que sientas que están ahí. Practica estos ejercicios:

Contracciones lentas:

Aprieta los músculos durante 5 segundo y relaja por 10. Hazlo al menos en dos sets de 10 repeticiones.

Contracciones rápidas:

Aprieta y relaja inmediatamente. Haz 3 series de diez repeticiones.

Acostúmbrate a realizar estos ejercicios todos los días (incluso si no estás embarazada), puedes hacerlos al despertar y antes de acostarte. Incluso en el auto o viendo televisión. Nadie notará que estás contrayendo y relajando el suelo pélvico.

De esta manera estarás mejor preparada para el parto y evitarás cualquier complicación relacionada con los músculos del piso pélvico.

 

5/5 (1)

Te gusto?