Que difícil situación pero es más común de lo que pensamos. Actualmente existe mucha información con respecto a la crianza respetuosa y con apego, información de todo lo que como madres no debemos hacer, de cómo podemos dañar a nuestros hijos con ciertas actitudes, de cómo manejar los berrinches y pataletas, de cómo contener a los niños en cada etapa etc, pero es muy difícil encontrar artículos que hablen de los procesos maternos y de la contención que algunas madres necesitan en su día a día para enfrentar de mejor manera la infinidad de desafíos que implica tener un hijo.

La salud mental de la mamá es fundamental dentro del proceso de crianza ya que claramente una persona estresada, colapsada o deprimida no enfrentará la vida en óptimas condiciones y más aun cuando el cansancio es el protagonista en cada día.

¿Qué hacer cuando la mamá tiene una pataleta?
Cuando una mamá quiere o mejor dicho necesita algunos minutos de merecido descanso luego de alimentar y mudar a su bebé, tal vez hacer tareas con otro de sus hijos, realizar limpieza en su casa, trabajar etc y logra sentarse frente al televisor pero sus hijos se ponen a pelear, llorar, romper cosas es muy probable que a esa mamá le de una gran pataleta o berrinche… uf y luego de esto la culpa!

¿Cómo es posible que a mí como madre me dé una pataleta o pierda el control?
Sin embargo esto es algo completamente natural ya que nuestra energía se agota porque muchas veces nos sentimos solas en la tarea de contener a nuestros hijos a pesar de tener una pareja o a nuestras familias como apoyo.

Cuando sabemos que viene un hijo en camino comienza una carrera contra el tiempo para leer todo lo relacionado a criar niños felices, a manejar pataletas, alimentar bien a los niños etc porque son tantas las cosas que DEBEMOS aprender para ser “buenas madres” que este camino se transforma en una maratón que nos permite “no cometer errores” ya que de lo contrario otras madres podrían prácticamente quemarnos en la hoguera por no ser lo “suficientemente buenas”. Esta presión excesiva que viene por las innumerables críticas que realizan otras mujeres que creen tener la razón absoluta con respecto a lo que es una buena crianza puede llevar a otras madres a una crisis absoluta ya que en este proceso más que críticas las mujeres necesitan contención y apoyo.

Si tienes una pataleta, berrinche o ataque de nervios lo primero es respirar profundo y tomarte la libertad de un momento a solas, busca redes de apoyo que permitan que esos pocos minutos para ti sean realmente tranquilos y que sepas que tus hijos están en buenas manos.

Aunque la energía sea escasa intenta realizar alguna actividad extra, puede ser algo simple como algún deporte, un gusto persona, un helado, lo que sea que te permita retomar fuerzas y ánimo para enfrentar los hermosos pero agotadores desafíos de la maternidad y los más importante, deja atrás la culpa!!!! Aunque lo intentes no eres una superhéroe que siempre está feliz, es normal tener malos días.

MAMÁ CON PATALETA
Te gusto Recuerda votar