Salir a pasear con tu bebé es bueno para él y para ti. Sin embargo, en invierno, con el frío, es importante que tengas en cuenta algunas precauciones, como saber cuál es la mejor hora del día para salir. ¡Toma nota de estos prácticos consejos!

Hace tiempo, cuando los niños nacían en casa, solamente podían salir a pasear después de los primeros 40 días de vida. Sin embargo, hoy en día esta regla no tiene ningún fundamento científico. Los bebés pueden salir a pasear mucho antes. El aire libre y los rayos del sol tonifican su piel y fortifican sus huesos. El sol, además, estimula la producción de vitamina D, indispensable para fijar el calcio en los huesos.

A medida que el niño crece, el paseo se convierte en un momento estimulante para que el pequeño coja confianza en el mundo exterior: conoce voces, ruidos, colores y formas diferentes y se encuentra con personas nuevas que constituyen una experiencia fundamental para su desarrollo psicológico. Sin embargo, no es lo mismo salir a pasear en primavera que en invierno, ya que con el frío se deben extremar las precauciones.

Tiempo y horarios para el paseo

-El primer paseo con el bebé no debe ser muy largo. Paulatinamente ya se irá incrementando el tiempo de estar al aire libre con el pequeño.
-Es importante salir una vez el bebé ya se ha alimentado y no está hambriento.
-Se puede salir a pasear cada día, pero tampoco pasa nada si se permanece un día en casa porque hace demasiado frío o está lloviendo.
-Dependiendo de la época del año en la que nos encontremos, el momento del día para salir a dar el paseo con el bebé varía. En otoño e invierno, especialmente durante los días de frío, lo ideal es salir a pasear al mediodía, momento en que las temperaturas son algo más suaves. En cambio, en primavera y verano, cuando hace más calorcito, es mejor salir a media mañana o a última hora de la tarde.

Precauciones que hay que tomar

-Evita llevar al niño a lugares contaminados. El aire que se respira es una mezcla de distintas emisiones provenientes de las instalaciones de la calefacción, las industrias y los medios de transporte, especialmente en las ciudades.
-Evita las calles con mucho tráfico.
-No permanezcas cerca de las gasolineras, donde hay elevadas concentraciones de benceno, tóxico para los pequeños.
-Evita las horas punta y, a ser posible, elige pasear en un parque o en una zona verde, alejada de los centros urbanos, a menudo demasiado transcurridos.

 

Ocho consejos prácticos para salir a pasear con tu bebé en invierno
Te gusto Recuerda votar